Volver

Hace un tiempo, yo viajaba por la ruta de campo
que divide las provincias de Córdoba y Santa Fe.
Era tarde y tenía mucha hambre.
Pero como tenía el estómago mal, necesitaba comer algo sano.
La gente me había dicho
que las posadas de por ahí eran horribles.
Así que no sabía dónde comer y tampoco dónde pasar la noche.

Alguien me dijo que en el pueblo siguiente
había un inglés que vivía solo y podría hospedarme.
Pero me advirtió que el inglés era un hombre malhumorado
y que hablaba muy poco.

Unas horas después llegué en tren a la estación de aquel pueblo.
Era una típica estación de campo,
en medio de un paisaje enorme, tranquilo y silencioso,
con apenas algunas casitas desparramadas.

Una posada es una casa donde se alquilan habitaciones para pasar la noche.

Hospedarse es pasar la noche en una casa de otra persona o en un hotel.