Volver

Mi barco estaba por llegar a la isla Madagascar.
Yo salí de mi camarote para ver la costa,
que estaba cada vez más cerca.
El mar estaba agitado
y la sombra de las montañas oscurecía las aguas.

Madagascar es una isla grande llena de orquídeas.
La orquídea es una flor caprichosa.
Por un tiempo, es de color gris y parece dormida.
Hasta que de pronto se despierta
y se llena de colores vivos.
Es como un pequeño monstruo,
hermoso y al mismo tiempo repugnante.

Dos días después de llegar a Madagascar,
en la ciudad más grande de la isla,
me encontré con mi primo Guillermo Emilio.

El mar está agitado cuando tiene olas muy altas que van y vienen.